Sin duda es uno de los dilemas que más se han planteado en los últimos tiempos, por ello en Flycar queremos hablar sobre ambas opciones con sus puntos fuertes y débiles.

De forma progresiva en España se ha ido incrementando el interés por los sistemas de cambio automático, lo cual es un avance teniendo en cuenta que la base de aceptación era nula en comparación a otros mercados como el norteamericano.

Entre los puntos fuertes que pueden decantarnos por el cambio automático están:

  • Comodidad. Es sin duda la principal razón por la que la mayoría de conductores se decide por este sistema, especialmente en el tráfico urbano que se encuentra plagado de paradas y arrancadas. La posibilidad de accionar las levas de forma manual ha eliminado ese componente de aburrimiento que frenaba a muchos.
  • La seguridad. Es para muchos un alivio el no tener que estar pendiente de la sincronización del pedal del embrague con la palanca de cambios a la hora de cambiar de marcha, además esto contribuye a una mayor atención dado que el coche no llega a calarse en ningún momento y permite a los conductores fijarse en la conducción de una manera más intensa. En el punto de vista mecánico, un motor procedente de un coche automático suele estar en mejor estado que uno que haya sido propulsado por una caja de cambios manual.

En el lado opuesto, tenemos de principales desventajas:

  • Alto coste. Las transmisiones automáticas aumentan el precio final del vehículo,
  • Revisiones exhaustivas. Su mantenimiento requiere una mayor atención ya que a mayor número de componentes y complejidad técnica, mayor cantidad de revisiones y con ello más coste.
  • Mantenimiento. Los cambios automáticos más básicos no pueden realizar la tarea de freno motor, por lo que las pastillas se gastaran más rápidamente, incluso deteriorando los discos. Un cambio automático con sistema de cambio secuencial si se puede utilizar el freno motor.

×
Bienvenido a Flycar. ¿Necesitas ayuda? Háblanos por WhastApp
Share This

Llámanos: 963975000