Como siempre advertimos, la letra pequeña es esa gran desconocida en todo lo que a pólizas y contratos se refiere, pero su importancia suele ser inversamente proporcional al tamaño de esta.
En el caso de los seguros de los coches, que es lo que tratamos en este artículo, existen multitud de pólizas y coberturas, pero hay excepciones de las que no se hará cargo y que os detallamos:

  • Desastres naturales y meteorológicos. Seguramente ya habrás oído que tu seguro no responderá si tu vehículo se ve arrastrado por una riada o un árbol les cae encima debido a las fuertes rachas de viento. Lo que si obtendremos es una indemnización por parte del Consorcio de Compensación de Seguros.
  • Tener un accidente con la ITV caducada. Debemos saber que, en caso de tener la ITV caducada, es motivo suficiente para que tu seguro no te otorgue cobertura si te ves involucrado en un accidente y eres culpable. Otro escenario sería que el vehículo resulte afectado, pero no haya sido causante o se demuestre que no hay relación entre el siniestro y no haber pasado la ITV, momento en el que la aseguradora si debe hacerse cargo.
  • Exceso de carga/pasajeros. Se rige por la ficha técnica del vehículo en cuanto a tara máxima, así como el numero de pasajeros que pueden viajar en él. Incumplir cualquier parámetro de estos, excluye que nuestro seguro nos ampare.
  • Conducción por vías sin asfaltar. Pocos usuarios conocen este matiz, y es que el seguro del coche solo se hace responsable de las incidencias sufridas en vías convencionales aptas para la circulación de vehículos, excluyendo así los caminos sin asfaltar, entre otros.
  • Conducir sin carné. Sin el documento que nos capacita para conducir, el seguro de coche carece de validez alguna, aunque figuremos como propietario del vehículo.
×
Bienvenido a Flycar. ¿Necesitas ayuda? Háblanos por WhastApp
Share This

Llámanos: 963975000