Cuando llega la primavera y el buen tiempo, tenemos más ganas de viajar, movernos o escaparnos a pasar un día al campo o a la playa, intentamos buscar cualquier escusa para poder desconectar de la rutina si tener que pasar tanto calor como sufrimos en verano. Por ello, la primavera es la estación favorita de muchos, excepto para aquellas personas que sufren alergia.

La alergia se manifiesta mediante un picor intenso en la nariz, boca, ojos y piel, además de otros síntomas como la congestión nasal y los ojos llorosos. Todos estos síntomas pueden afectar nuestras capacidades al conducir.

Los conductores que sufren este tipo de alergias tienen que tener en cuenta una serie de aspectos antes de situarse al volante:

  • Por una parte, los ojos llorosos pueden ser realmente molestos para ver bien la carretera, dificultando, en los casos más graves, la visibilidad.
  • Otro de los grandes riesgos de la alergia son los estornudos, ya que debido a la congestión y al picor nasal normalmente se producen una serie de estornudos sistemáticos y repetitivos. Los estornudos pueden provocar que perdamos la concentración en la carretera, que cerremos los ojos y como consecuencia suframos un accidente.
  • Por otro lado, hay que destacar los antihistamínicos. Esta medicación está destinada a combatir los síntomas de la alergia, pero aunque nos eviten los riesgos anteriores, tienen también una serie de efectos secundarios, como la somnolencia, que pueden afectar a nuestra capacidad de reacción.

Por todo esto, es recomendable que aquellas personas que padecen este tipo síntomas por la alergia eviten conducir en los momentos de alta concentración de agentes causantes de la misma y si es necesario, siempre con precaución.

×
Bienvenido a Flycar. ¿Necesitas ayuda? Háblanos por WhastApp
Share This

Llámanos: 963975000