Sin duda nos encontramos en una de las épocas con más tránsito en las carreteras, por lo que es mas vital que nunca preparar nuestro vehículo de cara al devenir de los kilómetros sin tener ningún susto ni disgusto.

Dicho esto, vamos a analizar los cuatro puntos principales para tener en cuenta en nuestro vehículo:

Iluminación. Importantísima siempre, pero más en unas fechas donde la climatología en sí o las pocas horas de luz natural son una realidad. Hablamos de fechas con una visibilidad muy mala en carretera, donde es importante ver y ser visto, así como llevar siempre la luz de cruce encendida (o la luz de día).

Neumáticos. Es imprescindible echar un vistazo a su desgaste, así como apostar por los neumáticos de invierno. Pavimento frio, heladas y lluvia reducen notablemente las distancias de frenado, algo a tener en cuenta.

Líquidos. Debemos revisar tanto los niveles como la calidad de los mismos. Echar un ojo a elementos tan importantes como el aceite, el anticongelante, refrigerante y liquido de frenos es fundamental.

Frenos. Según kilometraje, es a los 20.000 cuando debemos revisar el estado de nuestros frenos, si no lo hemos hechos no olvides pasarte por el taller para cumplir con ese requisito fundamental. Unas pastillas desgastadas o cristalizadas o unos discos ya pidiendo el cambio, restarán eficacia a la frenada.

Share This

Llámanos: 963975000