Desde el inicio del mes de septiembre, el alcalde de Valencia, Joan Ribó ha impulsado esta nueva normativa.
Todas las calles del centro histórico de Valencia, el conocido como anillo interior, han visto reducida su velocidad a 30 kilómetros por hora con el objetivo de reducir el tráfico para mejorar la seguridad, rebajar la contaminación ambiental y favorecer el comercio de proximidad. Esta restricción implica que los ciclistas pasan a tener prioridad sobre el resto de vehículos

De esta forma, el Ayuntamiento de Valencia instalará un total de 16 señales en otras tantas calles que marcarán el inicio de la limitación de la velocidad a 30 kilómetros por hora. A su vez, se pondrán 17 señales con la indicación de abandonar la zona 30 y por tanto el límite de velocidad vuelve a ser de 50 kilómetros por hora.

Finalmente, fuentes municipales explicaron que esta normativa no implicara la instalación de radares por parte de la Policía Local en dicha zona.

Foto: Agencia EFE / elmundo.es

 

×
Bienvenido a Flycar. ¿Necesitas ayuda? Háblanos por WhastApp
Share This

Llámanos: 963975000